Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

Empatía y Ego

Imagen
Estaba pensando en si escribir o no este tema en el blog. Es intenso y difícil de explicar. Luego me he dicho… “qué diantres, voy a escribir mi opinión al respecto”. Al fin y al cabo, aquí estamos para ser criticados de manera constructiva y discutir nuestras más diversas opiniones. Bien, allá va.
Hace un rato leí una entrada de blog de una compañera de profesión que trabajaba en el departamento de Oncología. Es un servicio maravilloso, y es cierto que el personal que trabaja allí está hecho de una pasta especial, debido a las experiencias tan intensas que se viven en la unidad cada día. Relataba esta compañera que experimentaba la empatía como una puerta de entrada en ella del dolor de sus pacientes. Éste, poco a poco y como si de una losa tras otra se tratase, acababa “encorvándola”. Contaba que a las personas humanas como ella y de las que quedan pocas, capaces de sentir esta empatía hacia los demás, había que exigirles poco cada vez, ya que, si no, se corría el riesgo de pasar de “e…

Morir en paz

Imagen
—La sala de espera en Urgencias estaba llena de gente mayor, la mayoría superaba los 80 años. ¡Y llevaban horas y horas esperando! Es la tercera vez en dos meses que paso por esta situación y siempre es igual. Es indignante. Con tanto recorte nos van a matar.

Aquella mujer relataba ofendida cómo su padre de 93 años había tenido que esperar en un pasillo, metido en una cama, hasta que por fin le habían dado habitación en nuestro hospital.
—Pensaba que se me quedaría en la ambulancia de camino a aquí —continuaba, ofuscada—. Cuando me dijeron que se tenía que trasladar a otro hospital se me cayó el mundo encima, ¡con lo mal que estaba!
Manolo, el nonagenario en cuestión, nos observaba en apariencia con los ojos entrecerrados desde la cama. En realidad llevaba con la mirada perdida más de tres años, y su rostro sereno contrarrestaba bastante con el terrible sufrimiento que su hija me describía que su padre padecía.
—¿Por qué le llevó al hospital? ¿Qué le vio en casa? —pregunté mientras le col…